Facebook Twitter Google +1     Admin

la belleza del Saludo

Cuenta una historia que un Maño trabajaba en una planta empacadora de carne en Noruega.   Un día terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo;   se cerró la puerta con el seguro y se quedó atrapado dentro del refrigerador.    Golpeó fuertemente la puerta y empezó a gritar, pero nadie lo escuchaba.   La mayoría de los trabajadores se habían ido a sus casas, y era casi imposible escucharlo por el grosor que tenía esa puerta. 

Llevaba cinco horas en el refrigerador al borde de la muerte. 

De repente se abrió la puerta.    El guardia de seguridad entro y lo rescató.  Después de esto, le preguntaron al guardia a qué se debe que se le ocurrió abrir ésa puerta sino es parte de su rutina de trabajo ??.    Él explicó:   llevo trabajando en ésta empresa 35 años;   cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero él es el único que me saluda en la mañana y se despide de mi en las tardes.  El resto de los trabajadores me tratan como si fuera invisible.     Hoy me dijo  
“quiay”  a la entrada, pero nunca escuché  - “hay te quedas” -     Yo espero por ese  quiay,  guenos días,  y ése  eú o hasta mañaná - cada día.    Sabiendo que todavía no se había despedido de mi,  pensé que debía estar en algún lugar del edificio, por lo que lo busqué y lo encontré”. ……..   

07/02/2012 09:32 rafa y mamen Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

kuanyincenter

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris