Facebook Twitter Google +1     Admin

un cuento para pensarlo...

Cierto día Belleza y Fealdad se encontraron a orillas del mar.

Y se dijeron:
- Bañémonos en el mar.

Entonces se desvistieron y nadaron en las aguas. Instantes más tarde Fealdad regresó a la costa y se vistió con las ropas de Belleza, y luego partió. Belleza también salió del mar, pero no halló sus vestiduras, y era demasiado tímida para quedarse desnuda, así que se vistió con las ropas de Fealdad. Y Belleza también siguió su camino.

Y hasta hoy día hombres y mujeres confunden una con la otra.

Sin embargo, algunos hay que contemplan el rostro de Belleza y saben que no lleva sus vestiduras. Y algunos otros que conocen el rostro de Fealdad, y sus ropas, no lo ocultan a sus ojos.

Cuento del libro “El Vagabundo” de Gibrán Jalil Gibrán,

 

 Sin duda, lo bello y lo feo, traduciendolo también si se desea en lo bueno y lo malo, lo honesto y lo ilicito.. son dualidades que, en la sociedd en la qu enos movemos figuran a su libre alvedrio. Tal vez, llegado un punto álgido de vacuidad y pureza descubriremos que en esencia ambos son productos d enuestra mente y qu ela realidad va más allá de dos   únicos parámetros, pero la idea sigue siendointeresante.

18/04/2012 09:41 rafa y mamen Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris