Facebook Twitter Google +1     Admin

pasiotrino... un pro-mineral nuevo y original

PRASIOTRINO, Verde, Amarillo y Violeta: El Poder de 3
El Prasiotrino es un mineral que contiene tres colores tal y como podemos apreciar en estas fotografías. Y que gracias a esa diosa tan desconocida llamada azar, llega a nosotros, los enamorados del reino cristalino, de la mano de tres personas maravillosas, como veremos a continuación.

QUÉ ES, CÓMO CRECE y DE DÓNDE VIENE

Crónica de su descubrimiento

El Prasiotrino viene de Brasil. Es un cuarzo que contiene en un solo ejemplar, tres variedades de color: verde, amarillo y transparente y/o violeta.

Es un regalo inestimable poder participar de un nacimiento mineral de esta envergadura. 
Seremos testigos directos de cómo se convierte un mineral nuevo –por muchos siglos que tenga en su formación- en un Cristal de Sanación. Es un privilegio para mí contarte sobre él y sobre ellos, sus descubridores.

El nombre de Prasiotrino se lo dieron, en común decisión, tres personas: un geomorfólogo, un minero tallador y un aficionado a los minerales desde su infancia (catalán y dueño de la mina). Hasta ese momento no se conocía un cuarzo de semejantes características.
PRASIOTRINO
En mineralogía el cuarzo verde es conocido como prasiolita, el cuarzo amarillo como citrino, y el cuarzo violeta como amatista, así que tenía que ser una síntesis de estos colores y le llamaron, prasio-trino.

Hablar del Prasiotrino sin mencionar a sus descubridores, catalanes por cierto, me resulta imposible, ya que una de las cualidades energéticas que aporta este mineral de colorido trino a nivel vibracional, es la unión de propósito de las cualidades energéticas de tres chakras para que se de, con mayor facilidad, la consecución de una meta, un propósito, o un sueño que queramos materializar.

Si, efectivamente, como estas intuyendo querido lector, el Prasiotrino es un cristal de sanación casi mágico, (el "casi" tenemos que completarlo cada uno de nosotros en la medida en la que creamos que nuestros sueños son realizables). Y los propietarios de esta mina creían en su sueño. Su pasión por el reino mineral hizo que invirtieran todo su patrimonio en conseguirlo. Eligieron un momento poco favorable (en apariencia, por supuesto); el del inicio de la psicosis de crisis. Pero siguieron. Y el resultado es que el Prasiotrino puede estar hoy en nuestras manos, en nuestras vidas y en nuestras terapias.

El siguiente paso, tal y como si se tratase de un recién nacido al que sus padres le dan un nombre, era legalizarlo. Es un paso legal y necesario dar constancia de su descubrimiento, de su puesta en circulación, de su existencia real. Y por eso se enviaron ejemplares a las autoridades pertinentes: un gemólogo, quien testificó la autenticidad de este nuevo mineral de tres colores, afirmando además, que la calidad de este nuevo ejemplar de cuarzo era extraordinaria, por su pureza, por su belleza y por su originalidad. Corroborando que su color era producto de radiación totalmente natural por parte de las entrañas de la tierra. Además, se enviaron desde la mina en Brasil, unas muestras a la Universidad de Barcelona para que igualmente fueran comprobadas mediante análisis químico, el cual, igualmente, fue corroborado.

Pero nuestros tres aventureros enamorados de los cristales y propietarios de la mina de Prasiotrinos, padres de esta nueva criatura, no pararon ahí; quisieron saber de su "estrella".

Existe, desde tiempos muy antiguos, una ciencia-arte que se estudiaba antiguamente en Universidades; la Gemoastrología, y que de la mano de Alfonso X El Sabio tomó el relevo hasta nuestros días por un gran entendido en el tema, Tito Macia, de reconocida valía profesional tanto en España como en Latinoamérica, del que me honra haber sido alumna hace ya muchos años, quien también aportó su apadrinamiento a este nuevo mineral. Tito, es una persona muy seria y profesional que no se anda ni por las ramas ni por falsas ilusiones: si el Prasiotrino se correspondía con una estrella del firmamento, así estaría escrito en el cielo, y sino, pues no. Pero fue que si.

Una prueba más para considerar su inestimable valor. Y una alegría más para sus descubridores y padres de la mina. Este fue el resultado del estudio que verificaba su correspondencia en la bóveda celeste: "Estrella Han, zeta de Ophiuco, magnitud 2,56, Clase espectral O9 (una clase muy rara, hay pocas estrellas así) color verdosa como la gema de tu cuarzo. Se localiza en el cielo por encima de Escorpio a medio camino entre la estrella Sabik y las dos estrellas Yed de la parte inferior de la figura de Ophiuco."

En el siguiente apartado de sus efectos a nivel de Cristaloterapia tanto personal como a pacientes, abordaremos sus efectos como medicina natural, pero, vaya por delante la siguiente definición aportada por Antonio, de Minerales Tartessos –Barcelona- (y padre de la criatura recién descubierta, uno de los responsables del bautizo como Prasiotrino a este cuarzo de tres colores): Ophicus está representado por Escolapio, el Dios de la Medicina y, el verde de la Medicina se halla en el Prasiotrino, así como el amarillo-dorado de la Sabiduría.

Sin duda ninguna, el Prasiotrino es un cristal de sanación.

CRISTALOTERAPIA y USO PERSONAL

Como cristal personal de sanación, el Prasiotrino aporta su original y excelente combinación cromática para unificar el potencial de tres chakras: plexo solar (amarillo-dorado), plexo cardiaco (verde) y entrecejo (violeta-transparente). Esto quiere decir que como cristal de compañía utilizado en meditaciones y/o autotratamiento en cuestiones personales en las que pretendamos afianzar la confianza en uno mismo, el equilibrio entre lo que sentimos y pensamos y la acción de llevar a la práctica lo que nos hayamos propuesto, el Prasiotrino nos aportará las siguientes cualidades energéticas si permitimos que durante un período de tiempo indeterminado, (cada persona sentirá intuitivamente durante cuanto tiempo debe interactuar con la energía de su Prasiotrino) se convierta en parte de nuestro día a día.

Mi sugerencia es que se debe tener en contacto cercano, físicamente, como cristal de compañía; para meditar sosteniéndolo entre las manos sintiendo su maravillosa energía y, anotar las sensaciones o sentimientos que se perciben, situándolo sobre el chakra del corazón o del plexo solar en posición de relax, o bien colocándolo debajo de la almohada para dormir durante varios días seguidos e ir tomando notas de la experiencia. De este modo, y pasado un tiempo de interactuación con nuestro Prasiotrino, podremos apreciar los siguientes posibles resultados:

Unificación del propósito que queremos realizar con las posibilidades reales para que se concrete, se materialice dicho propósito.
Valentía, poder personal, capacidad de ejecución real para llevar a la práctica el proyecto personal que queremos realizar.
Sentimiento verdadero de estar preparado para ver y sentir las sincronicidades que, como forma de mágica ayuda, posibilitaran concretar la meta propuesta con mayor facilidad.
Sanación de posibles energías residuales de miedo, duda o temor que pudieran estar obstruyendo energéticamente el camino o los pasos que tenemos que seguir para realizar la meta que nos proponemos.
Fuerza y confianza personal.
Sentimiento real de que al ayudar al prójimo somos ayudados desde los planos internos del Ser, dicho de otra manera: unificación del propósito personal con el propósito común: bienestar para mi y bienestar para los demás.
Sanación energética de posibles bloqueos que han estado impidiendo la realización profesional, sentimental, de abundancia y prosperidad en el trabajo, vocación, negocio y/o relación sentimental/familiar.
Capacidad reforzada para estar con mayor atención a las oportunidades que de manera sincrónica la vida nos brinda.
Intuición despierta, sentimiento transparente, acción dirigida hacia lo que nos ilusiona y realiza.
Fuerza y determinación para pasar a la acción y llevar a cabo lo que nos proponemos.
Liberación de miedos y dudas que solo están en la mente; se refuerza el sentido de "poder personal" para realizar los sueños, lo que verdaderamente nos realiza en la vida tanto personal, como profesional y sentimentalmente.
Seguridad en uno mismo.
Independencia, valentía, creatividad y pasión unidas en un mismo propósito.
En terapia presencial: 
Lo ideal será disponer de tres ejemplares de cuarzo Prasiotrino para poder situarlos sobre el cuerpo del paciente, en el centro de los siguientes chakras: plexo solar, plexo cardiaco y en el entrecejo.

Otra forma de imposición cristaloterapeutica en la que se pueden situar los Prasiotrinos será: uno en cada mano y el tercero, el vértice de esta imposición triangular, sobre el entrecejo.

En ambos casos, este tratamiento cristaloterapeutico se complementará con la imposición de los minerales correspondientes en gama cromática de cada chakra para conseguir un mayor equilibrio en cada centro vital.

CUIDADOS

El Prasiotrino es un cuarzo, por lo que para su limpieza se puede sumergir sin problema en agua a la que se le haya añadido un puñadito de sal, o bien se puede limpiar y recargar energéticamente con agua de mar.

Para su recarga energética podemos exponerlo a la luz diurna periódicamente.

Este artículo está dedicado con todo mi reconocimiento, agradecimiento y cariño a Josep, Angels y Antonio, los padrinos y madrina gracias a los cuales el Prasiotrino ocupa un merecido lugar entre los Cristales de Sanación.


*** Todos estos artículos están legalmente registrados en la Propiedad Intelectual de Derechos de Autor Internacional. Si quieres utilizarlos tienes que incluir la fuente tutorial y citar el siguiente dato: 
ISBN: 84-607-3051-4 

http://www.prominersl.com/comercio/advanced_search_result.php?keywords=Prasiotrino
09/08/2012 13:26 rafa y mamen Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris